Inversión Extranjera Directa (IED) en América Latina


Si bien las características del contexto internacional son un mayor crecimiento de la economía mundial, elevada liquidez internacional, altos beneficios a las grandes empresas y optimismo en los mercados financieros, las corrientes de inversión extranjera directa (IED) en América Latina y Caribe han caído por tercer año consecutivo en 2017 (América Economía, 2018). Anuncios de posibles restricciones comerciales y presiones para relocalizar la producción en países desarrollados, asimismo las autoridades de China han tomado medidas para restringir salidas para la inversión extranjera directa con el fin de alinearlas al plan estratégico del país. A todo esto hay que sumarle la expansión de empresas digitales que requieren de menor inversión en activos tangibles para el desarrollo de escala internacional, estas empresas concentran sus bases en Estados Unidos y China, esto hace que disminuya la necesidad de fusiones y adquisiciones transfronterizas (CEPAL, 2018a).
La IED en América Latina y el Caribe en el 2017 alcanzo US$161.673 millones, siendo un 3.6% menos que el año anterior y un 20% por debajo del 2011. La inversión de cartera se redujo menos de la mitad cuando se generalizo una salida de capitales emergentes en 2015, volvió a subir en 2017 con 87.638 millones de dólares, de los cuales casi la mitad corresponden a ingresos en Argentina.
Los otros tipos de inversión que vienen principalmente de préstamos bancarios vienen disminuyendo notablemente en 2015, siendo en los dos últimos años con resultados negativos. Entre los países de estas variaciones están México, Panamá, Republica Dominicana, Perú, Colombia y Brasil que contrarrestaron entradas positivas con Chile y Argentina.
Las inversiones latinoamericanas en el exterior tampoco lograron recuperarse, disminuyendo por cuarto año consecutivo hasta los 23.416 millones de dólares, 34% menos que en 2016. Los flujos de Brasil cayeron un 51% en 2017 igual que el 2016. El resto de países hacia el exterior continúo disminuyendo. La mayor parte de IED la región hacia el exterior proviene de Brasil, Chile, Colombia y México representando un 90%. Del total en el 2017.

Las entradas de IED aumentaron en el Caribe y Centroamérica pero disminuyeron en México, Brasil, Chile y Perú. Las economías más pequeñas recibieron mayores flujos de capitales pero su magnitud no logro compensar la caída de flujos hacia las mayores economías. Las entradas de IED alcanzaron un monto equivalente al 3.1% del PBI de la región, porcentaje registrado desde el año 2000. En general el peso de las IED es mayor en las economías pequeñas. Panamá se destaca como el país que recibe más IED en relación al tamaño de su economía.

La tendencia es negativa en los últimos cinco años, por ello es importante que creen condiciones de atractividad para la IED. Se puede sugerir cinco factores de orden general que contribuyan a mejorar el ambiente para estos años. (1) Reforma estructural, como privatización de empresas públicas, progresiva desregulación de actividades y mercados y la apertura comercial; (2) Constitución del MERCOSUR, estabilización de precios y la reactivación de la demanda interna; (3) Estabilización de precios; (4) Renegociación de la deuda externa de países comprometidos; (5) Máxima liberación de la legislación sobre el capital extranjero (CEPAL, 2018c).
Por otro lado, es importante tener en cuenta lo que nos indicaron Esquivel & Larraín (2001) respecto a los motivos por los cuales las empresas quisieran invertir en un país, estos son:
·         Explotación de nuevos mercados, factor en el cual no solo se considera la población específica de un país como un nuevo mercado potencial, sino la posibilidad de este país de ampliar el mercado a otros países, como por ejemplo a través de los tratados de libre comercio que este tenga.
·         Búsqueda de eficiencia productiva, relacionado a la disminución de costos de producción con un enfoque de una mayor eficiencia por costo unitario de la fuerza laboral, lo cual no necesariamente pasa por menores salarios.
·         Búsqueda de activos estratégicos, los cuales no solo se basan en los tradicionales recursos naturales, si no a factores como ubicación estratégica del país, infraestructura, mano de obra calificada, el desarrollo de habilidades específicas (know How), entre otros activos.
Por otro lado, Esquivel & Larraín (2001) también nos indicaron que estos motivos son potenciados o gestionados a través de las políticas e instrumentos públicos, tales como: estabilidad económica y política, inversión en infraestructura, mejoría en el marco legal y regulatorio, aumento en el nivel de educación de la fuerza laboral. Así mismo, el gobierno de un país podría generar incentivos para la IED, tales como: incentivos fiscales, financieros y de promoción.
Considerando lo expuesto con anterioridad y analizando las posibilidades de nuestro país para la atracción de le IED, podríamos establecer las siguientes estrategias:
A corto plazo:
1.      Buscar normativas y regulaciones que permitan concretar las alianzas y tratados comerciales del Perú con otros países, haciendo participe a las empresas de manera más directa, simple y proactiva. El objetivo de esta propuesta es demostrar a los inversionistas privados que el Perú puede ser un gran punto para la apertura de nuevos mercados internacionales
2.      Disminución del impuesto a la renta en un 10 o 20% del total para inversiones en producciones no primarias, siempre y cuando las empresas inviertan en la capacitación técnica de la mano de obra, dándole la posibilidad de contratación de esta mano de obra calificada con una reducción de la tasa de Es salud por 2 o 3 años del 9% al 5% y exoneración de otros aportes no salariales.  Esto permitirá ser más atractivos en el análisis de rentabilidad de la inversión y en la eficiencia operativa.
3.      Incentivar la inversión en la construcción y gestión de puertos en 3 puntos clave del país, norte, centro y sur, así como medios de transporte hacia Brasil. El esquema sería mediante concesión que debería luego entregarse al estado peruano para ser usado por otras empresas. En caso de ser necesario, se estudiaría la reducción de impuesto a la renta para su mayor atractivo de inversión. Con esto se busca mejorar la logística para el comercio nacional e internacional
A Largo Plazo:
1.      Promover la inversión en infraestructura aeroportuario internacional y nacional.
2.      Retomar los cursos de capacitación técnica en la educación secundaria y en asociación con la empresa privada, extender en 1 año la educación secundaria específicamente técnica en los rubros de computación e informática, operación de maquinaria pesada, mantenimiento industrial, entre otros. Con ello se busca levantar el nivel de la mano de obra calificada en el Perú haciéndola más atractiva al inversionista.
3.   En los últimos años la inversión en el sector de recursos naturales ha ido disminuyendo, habiendo una recomposición de las entradas de IED. Los sectores de servicios y manufactura han ido creciendo destacando las inversiones en energías renovables y en telecomunicaciones. En el sector de manufactura destaca la continua subida de México  y Brasil en la industria automotriz, registrando en el año 2017 niveles históricos en ambos países.
Para el año 2018 no se espera un cambio en la tendencia en lo que respecta a las entras de IED, aunque ´persistiera la subida de los precios de los productos primarios, es difícil que se repita elevados niveles de IED en las industrias extractivas del 2011 y 2012. Esto se debe al incremento de la capacidad de la explotación en la última década y a la tendencia mundial de la descarbonización de la economía y el uso más eficiente de los recursos.

La IED europea en la región está muy diversificada, se puede apreciar que después de la finalización del ciclo de altos precios de las materias primas, las energías renovables, las telecomunicaciones y la industria automotriz fueron los sectores que tomaron mayor importancia en las inversiones en América Latina. Entre el 2005 al 2017 la inversión de firmas europeas en la región representaron el 65% del total en el sector. En lo que refiere a telecomunicaciones, las empresas europeas alcanzaron un total del 43% en el mismo periodo, mientras que el sector automotriz tuvo un promedio del 35%.

La economía de la región se está recuperando de años de recesión y se espera que el año 2018 crezca un 2.2%, precios del petróleo y metales vienen recuperando en los últimos dos años gran parte de lo que perdieron. La inestabilidad política en muchos países de América Latina puede retraer las inversiones a corto plazo, por lo que se espera que el crecimiento del año 2018 sea similar al 2017 con un margen de subida o bajada del 2%.
Las tendencias de cambio tecnológico y desarrollo limitaran la demanda mundial de hidrocarburos y otras materias primas, esto conlleva un menor crecimiento e ingresos fiscales para muchos países de la región. Asimismo, esta coyuntura es una oportunidad para apostar por una diversificación productiva.
La región se debe de preparar a los nuevos escenarios mundiales, dando mayor importancia a la creación de capacidades locales. Lo importante es atraer inversiones de desarrollo sostenible y al cambio estructural de Latinoamérica y el Caribe, cabe recalcar que en los últimos años las caídas más pronunciadas en IED fueron de la industria extractiva.
Consecuente con lo mencionado, el Perú debe buscar atraer el IED en producción no primaria, pues de lo contrario el interés de esta inversión no podrá ser sostenible. En este sentido, debemos generar las condiciones estratégicas que promuevan la producción no primaria en nuestro país, y por tanto, se recomienda la inversión de la infraestructura de transporte y comunicaciones, pues debemos sacar provecho a la posición geoeconómica del Perú en la región poniendo en operación más cantidad de puertos marinos para barcos de mayor calado, así como también mejorar la infraestructura aeroportuaria; esta inversión puede  ser directa o a través de concesiones a la inversión privada.
Por otro lado, es necesario mejorar la calidad de la mano de obra, esto con la finalidad de mejorar la eficiencia en la producción unitaria de un producto y no solo por una mano de obra barata. Para lograr este objetivo sin dejar de atraer desde el inicio la IED, se debe involucrar a las empresas e inversionistas en este proceso de capacitación contra incentivos temporales.
En conclusión, una de las mejores formas de atraer la IED es brindar a los inversionistas la posibilidad de ampliar sus mercados, mejorar su eficiencia operativa y tener acceso a activos más rentables. El Perú, por su estabilidad económica y ubicación geoeconómica, tiene muchas ventajas para atraer la IED, solo necesitará tomar las acciones y decisiones correctas.
Referencias
América Economía. (2018). Inversión extranjera directa en A. Latina y el Caribe cae por tercer año consecutivo y suma US$ 161.673M. Recuperado de https://www.americaeconomia.com/economia-mercados/finanzas/inversion-extranjera-directa-en-latina-y-el-caribe-cae-por-tercer-ano
Comisión Económica para América Latina y el Caribe. (CEPAL). (2018a). La Inversión Extranjera Directa en América Latina y el Caribe 2018. Documento informativo. Recuperado de https://www.cepal.org/es/publicaciones/43689-la-inversion-extranjera-directa-america-latina-caribe-2018
Comisión Económica para América Latina y el Caribe. (CEPAL). (2018b), La inversión extranjera directa en América Latina y el Caribe. (2018). Documento informativo. Recuperado de https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/43689/1/S1800412_es.pdf
Comisión Económica para América Latina y el Caribe. (CEPAL). (2018c). Las tendencias de la inversión extranjera directa (IED) en el decenio de los años noventa. Recuperado de https://www.cepal.org/publicaciones/xml/4/4224/dt77-i1.htm
Esquivel, G. & Larraín, B. (2001). ¿Cómo Atraer Inversión Extranjera Directa?. Pontificia Universidad Católica de Chile y Harvard University. Recuperado de: https://sites.hks.harvard.edu/cid/archive/andes/documents/workingpapers/fdi/fdi_esquivel_larrain.pdf


Comentarios

Entradas populares de este blog

La responsabilidad social no es un gasto sino una inversión

La primera impresión en una entrevista de trabajo