La primera impresión en una entrevista de trabajo


Algunos expertos han demostrado que en una entrevista de trabajo lo que más importa es la primera impresión, no importa lo que pueda hablar el entrevistado en una hora de conversación, los dos primeros segundos fueron los decisivos para que el empleador tome una decisión (Tendencias 21, 2012). Esa impresión induce al empleador a caer en  el efecto Halo que es un sesgo cognitivo muy común en las personas, en el caso de la entrevista refiere al riesgo de que un entrevistador pudiera ver un rasgo positivo en el entrevistado y preste menos atención a las cosas negativas y viceversa si fuese el caso que el entrevistador advierta un rasgo que considera negativo hará que preste menos atención a las cosas positivas del entrevistado. En una entrevista sería que físicamente resulte atractiva una persona para el empleador, al ver una imagen agradable hará pensar que todo lo relacionado como sus opiniones, creencias y acciones también lo sean (Sabater, 2014). Pero ¿Es en verdad lo que más importa es la primera impresión en una entrevista? El presente ensayo tiene como finalidad demostrar que la primera impresión no tiene que ser determinante para saber el destino de una entrevista. Asimismo se repasará que sucede en la mente de las personas en la primera impresión cuando conoce a alguien y que errores suele caer.
Los psicólogos dicen que tarda milésimas de segundos para analizar a una persona desde el primer contacto y dar una valoración solo viendo su apariencia, gestos, modales o voz, esto sucede porque las personas tienen en mente estereotipos que son mas que ideas, imágenes o conceptos preconcebidos generalmente erróneos que se asocian a un grupo de personas tomando por lo general características comunes de dicho grupo. Estas ideas son adquiridas a muy temprana edad es por ello que los estereotipos están muy arraigados a las personas, estos estereotipos son reforzados a lo largo de la vida de la gente por los medios de comunicación como el televisor, radio e internet. Los estereotipos no tienen que ser masivos ya que si un grupo pequeño piensan de la misma forma y adoptan una postura, puedes calificarlas, el ejemplo es el de la moda y la ropa  (Diez ejemplos, 2015).
Otro elemento que existe en la mente para analizar y valorizar de manera anticipada es el prejuicio, que a diferencia de los estereotipos son ideas preconcebidas de alguien antes que de tener un tiempo adecuado y preciso para juzgarlo. Las concepciones prejuiciosas pueden estar basadas en género, raza, sexo, tatuajes, cicatrices y otros elementos que están a la vista. Los sentimientos que dan un prejuicio son es su mayoría negativos al ser diferentes al grupo que pertenece (Diferencia, 2016). Los prejuicios son opiniones previas de algo o alguien antes que sean confirmadas y son elementos importantes para brindar una opinión, estas opiniones se instalan en el inconsciente. Si se tiene un prejuicio de una cosa y el cerebro acepta ese concepto como una realidad sin querer confirmarla lo más probable que la opinión del individuo este distorsionada. Los prejuicios se forman generalmente desde niños y de forma inconsciente, ya que se toma opiniones como verdaderas al no tener la capacidad de pensar críticamente. Los prejuicios pueden ser eliminados pero cuesta trabajo para ello lo primero que se tiene que hacer es que los prejuicios se vuelvan conscientes.
Ambos elementos como el estereotipo y el prejuicio colaboran para el efecto Halo cuando una persona conoce a otra, esta evaluación tendenciosa de otra persona basándose en la apariencia juega un rol peligroso ya que en la mayoría de casos no es precisa y está equivocada. Pero como es un acto inconsciente en las personas y difícil de controlar, no es la excepción en las situaciones de entrevistas de trabajo, donde el empleador puede caer en este error.
En una entrevista de trabajo existe dos tipos de evaluaciones, una es la subjetiva donde entra mucho la percepción del cómo ve el empleador al entrevistado y la otra parte es la objetiva que califica de forma más exacta las habilidades que pueda tener el postulante, en esta segunda parte es donde el entrevistado debe de aprovechar al máximo para que se mida de forma objetiva las habilidades, estas mediciones suelen hacerse mediante test de razonamiento matemático o verbal o preguntas de selección para resolverlas creativamente. Si bien es cierto que estos sistemas de selección no aseguran una medición exacta ni garantizan tener el mejor resultado para el empleador, son más imparciales y acerca más a una realidad que no se puede ver a simple vista en una evaluación subjetiva.
Una herramienta importante para iniciar una buena entrevista es tener un buen currículum que concentre de manera concisa y breve la experiencia, versatilidad, responsabilidad y flexibilidad del entrevistado. La información que se coloque en el currículum debe ser argumentativa y documentada para tener objetividad, además se recomienda agregar referencias que puedan avalar el trabajo realizado en anteriores trabajos y conocer con mayor profundidad el perfil del entrevistado.
Hay infinidades de técnicas en miles de páginas web y libros del cómo prepararse para  una entrevista y en la gran mayoría cae en la Falacia de Ad Populum, es cuando la veracidad de una afirmación se sustenta en que muchas personas creen que es cierto, en el caso de decir que la primera impresión en una entrevista es lo que cuenta formaría una falacia de este tipo, ya que muchas personas lo consideran cierto.
El mundo está cambiando a una velocidad exponencial, una de las razones es por la facilidad que brinda el internet al acceso de la información a mucha gente. Quizás hace años era difícil hablar de pensamiento crítico, pero ahora no, el pensamiento crítico ayuda a pensar mejor en todo lo que afecta a los individuos, cuestiona y acepta que no hay verdades absolutas, ayuda a reflexionar, analizar, romper paradigmas, estereotipos y superar el auto-engaño, la práctica del pensamiento crítico permite ser más libre en ideas. Se considera que el pensamiento crítico es importante para poder adelantarse a las cosas que sucederán al alrededor, proyectarse y permitirá tomar mejores decisiones en su momento. Esta práctica es cada vez más usada en los ámbitos de trabajo y en el tema de entrevistas no es la excepción.
En conclusión que después de lo tratado, una de las falacias más usadas al dar consejos para tener una entrevista de trabajo exitosa es el mito que la primera impresión es lo que cuenta, además se ha argumentado que existe diferentes herramientas que se emplean en una entrevista para causar una buena impresión más allá de las apariencias como tener respuestas creativas, resolver correctamente los test de habilidades, tener un buen currículum y tener buenas referencias que avalen el trabajo del entrevistado para que sean determinantes a la hora de tomar una decisión por parte del empleador en el momento de postular a un trabajo. Asimismo se trato que hoy en día cada vez más las personas utilizan mas el pensamiento crítico para la toma de decisiones y el caso de las entrevistas de trabajo no es la excepción. Por lo tanto se reafirma por todo lo dicho que la primera impresión no es determinante para saber el destino de una entrevista.

Referencias
Diez ejemplos. (2015). 10 ejemplos de estereotipos. Recuperado de http://10ejemplos.com/10-ejemplos-de-estereotipos
Diferencia. (2016). Diferencia entre prejuicio y estereotipo. Recuperado de http://diferenciaentre.info/diferencia-entre-prejuicio-y-estereotipo/
Leone, G. (1998). Leyes de Gestalt. Recuperado de http://www.guillermoleone.com.ar/leyes.htm
Sabater, V. (2014). ¿Es tan importante la primera impresión? La mente es maravillosa. Recuperado de https://lamenteesmaravillosa.com/es-tan-importante-la-primera-impresion/
Tendencias 21. (2012). La primera impresión en una entrevista de trabajo es decisiva. Recuperado de http://www.tendencias21.net/La-primera-impresion-en-una-entrevista-de-trabajo-es-decisiva_a12171.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

Inversión Extranjera Directa (IED) en América Latina

La responsabilidad social no es un gasto sino una inversión