Planificación y presupuesto de producción


Unas de las mayores preocupaciones que tienen las empresas manufactureras en la actualidad es la reducción de costos para estirar la rentabilidad de la mismas (Seminarium, 2013), esto conlleva muchas veces en que los gerentes puedan tomar decisiones desacertadas que influyen en el futuro de la compañía, básicamente el uso incorrecto de los recursos genera grandes pérdidas y estos influyan de manera grave en las finanzas. Unas de esas preocupaciones de las empresas son la correcta planificación de producción y el control de inventarios. Para (Burgano, 2011) argumenta que la planificación de producción no es un juego matemático de pronóstico de ventas  considerando el residuo de existencias, sino en revisar el comportamiento del mercado y sus variaciones, en cambio para (Welsch, Hilton, Gordon & Rivera, 2005) con una vista más interna,  se debe de considerar los planes de ventas, inventarios, capacidad de producción como materias primas, mano de obra y maquinarias, sin embargo autores (Hammer &  Champy, 1994) apuestan mas por la eficiencia total en los recursos teniendo una coordinación exacta entre el proveedor y cliente, apostando una producción solo cuando se necesite hacerlo teniendo un inventario en cero. Pero ¿cuál de estas opiniones en conflictos es la más adecuada en la actualidad para las empresas manufactureras en nuestro país? El siguiente ensayo tiene como objetivo desarrollar los diferentes argumentos para encontrar la mejor alternativa de las empresas manufactureras en el Perú.
Según (Burbano, 2011) asegura que la planificación de la producción no se concentra  simplemente en un cálculo operativo de la sumatoria de las ventas esperadas y el inventario final para llegar a determinar los requerimientos de productos terminados a fin de año, sino que implica ir más allá de lo que se produce y entender las variaciones del mercado. Por ejemplo en negocios donde la demanda no es constante,  casos como vestuarios, cosméticos, juguetes, licores, electrodomésticos, las proyecciones deben de considerar cambios de demanda y preparar escenarios distintos para tomar medidas correctivas. Burbano considera que el mercado no es estático y va cambiando en forma constante. El presupuesto flexible sería el más adecuado para considerar varios escenarios e ir revisándolo de manera constante para poder corregir, tomando decisiones de acuerdo a las variaciones en la demanda. Si la empresa interviene en la oferta de productos afectados por las variaciones de la demanda, se deben de considerar diferentes planes de producción considerando los costos de inventarios, combinación de productos, recursos  y comportamiento productivo.
Para entender mejor el comportamiento de los mercados (Mankiw, 2012) argumenta que muchos economistas utilizan el modelo de la oferta y la demanda para analizar mercados de mucha competencia. En esto mercados se encuentra compradores y vendedores, donde cada uno tiene poca o mucha influencia sobre el precio. Además se entiende que la curva de la demanda demuestra que la cantidad demanda de un bien depende del precio, de acuerdo a esta ley, si un bien disminuye en el precio la demanda podría aumentar. Igual sucede con la curva de la oferta de un producto, que dependiendo del precio, la cantidad ofrecida varía. Entonces las empresas manufactureras deben entender cómo se mueven los mercados tomando en cuenta la fijación de precios que es un factor clave para ambas curvas.
Como planear la producción según (Burbano, 2011) comprende un conjunto de reglas que aseguran la mayor rentabilidad, considerando un estudio de mercados y las regulaciones de existencias de productos terminados en la empresa. Con respecto a la regulación de las empresas, va de acuerdo a los objetivos o metas que se planteen las mismas, si la meta de la empresa se cuantifica por el número de producción sin medir eficiencias, sólo se regiría en estar al máximo en la capacidad de planta de la manufacturera. Otros aspectos a considerar son la capacidad productiva de la planta, considerando la implementación de mejores prácticas para hacerlo más eficiente pudiéndose cuantificar: unidades físicas de producción, horas de mano de obra directa, costos de artículos producidos, peso total, horas-máquina o importancia cuantitativa (metros, número de piezas, centímetros cúbicos, gramos o litros utilizados).
Otro planteamiento de los autores (Hammer &  Champy, 1994) refiere en no invertir ni fabricar nada hasta un poco antes de necesitarlo, a esto se le conoce como el Just in time. Siempre para la planificación de inventarios habrá incertidumbre, para eliminarla es necesario estructurar procesos de modo que tantos proveedores y clientes se planifiquen y se programen juntas sus respectivas actividades. La reacción tradicional de las empresas en lo que refiere a la planificación de inventarios es crear técnicas para administrar mejor las existencias, pero lo que en verdad se debe de preocupar es en eliminar la incertidumbre que le genera la planificación, por ello la propuesta de los autores es la coordinación continua de las partes para que tanto proveedor, fabricante y cliente puedan alinearse, haciendo que lo que se produce se vende, eliminando muchos costos. El planteamiento es interesante pero a la vez muy retador, ya que esto conlleva a la alineación de toda una cadena que puede ser casi infinita.
Según (Companys & Fonollosa, 1999) el concepto Justo a tiempo o Just in time en ingles viene del Japón naciendo en la empresa de automóviles Toyota, cuyo objetivo era la eliminación del despilfarro y utilización al máximo de las capacidades de los obreros. Para los japoneses se considera despilfarro todas las actividades que no añaden valor. Según Toyota las siete grandes fuentes de despilfarros son: sobreproducción, tiempos muertos, transportes, procesos inadecuados, stocks, movimientos improductivos y productos defectuosos. En resumen el Just in time es producir las piezas necesarias en las cantidades solicitadas en los momentos precisos que se necesitan. La cultura del justo a tiempo es aplicable en el Perú siempre y cuando todos los involucrados como los proveedores, fabricantes y clientes coordinen y sean ordenados en sus necesidades,  pero el gran número de informalidad en el país hace que ese control sea mucho más complicado, el reto es grande y se cuestiona mucho la aplicación en el medio.
Sin embargo para (Welsch et al., 2005), la importancia de la planificación de producción es que se establece todos los aspectos de las operaciones de la fábrica, tales como las materias primas, mano de obra y las actividades de servicio. Los planes de ventas, las políticas de inventarios de la fábrica y las necesidades de producción se resuelven en el plan de producción. Otro factor importante a contemplar en la coordinación global y las actividades funcionales son la planificación del flujo del efectivo, el apalancamiento, adiciones de capital, investigación y desarrollo. Los autores tienen una vista más interna sin dar la debida importancia lo que ocurra en el exterior, dependiendo de lo que se quiera llegar como empresa, los recursos, se proyecta la planificación de producción y control de inventarios.
La planificación de la producción según (Welsch et al., 2005) no debe de tener como mira principal la cantidad de productos precisos o el tiempo real destinado para realizarlo según el presupuesto, sino que más bien las derivaciones del volumen que se pronostica para las ventas, con el volumen planificado de producción, teniendo en cuenta la capacidad de la planta, materiales directos, mano de obra directa e indirecta de fabricación. El presupuesto de producción debe planificarse en cantidades de unidades físicas terminadas, para que la planificación en ventas se simplifique con los cálculos del presupuesto de la producción. Además los gerentes antes de hace la planificación de producción deben de resolver el problema de la coordinación con los equipos de ventas, los inventarios y la producción, con el objetivo de hacer más eficiente la manufactura.
Por el contario, otros autores (Pymex, 2013) afirman que el control de producción debe pronosticarse solamente bajo los datos de la demanda histórica que posee el producto, indicando la cantidad en función del tiempo. La demanda del mercado es la causa principal que afecta a los inventarios y al tener excesivos números de productos en inventarios nos genera costos adicionales. Muchas empresas deciden como política tener siempre un stock que permita cumplir con la demanda no esperada y quedar bien con el cliente pero también estas empresas se ven afectadas cuando la demanda es menor de lo presupuestado teniendo pérdidas considerables. La mayoría de las empresas dependen de las predicciones de demandas futuras, afectando el presupuesto operativo, nivel de inventarios, compras, etc.  Para proyectar el comportamiento de la demanda de un periodo de tiempo se utiliza métodos estadísticos como tendencias de la demanda, comportamiento cíclico para encontrar patrones de conducta de los clientes, estacionalidad y aleatoriedad. Se puede decir que el método que utilice una compañía en particular deberá depender de su tamaño y de las características de sus procesos de fabricación
En conclusión para responder la pregunta ¿cuál de estas opiniones en conflictos es la más adecuada en la actualidad para las empresas manufactureras en nuestro país? Se argumento las diferentes formas y criterios para hacer una planificación de producción y control de inventarios, esta planificación dependerá mucho de las características de la empresa, su tamaño, proveedores y clientes. La planificación de producción debe generarse de acuerdo a la tendencia del mercado, si la estimación es positiva es necesario preparar tanto como las materias primas, mano de obra directa e indirecta y también los inventarios, teniendo como aliado un presupuesto flexible con diferentes escenarios para cambiar de rumbo y tomar decisiones rápidas y oportunas, para tratar así en reducir la mayor cantidad de desperdicios que puedan generarse en el camino, por otro lado no está mal ver de forma interna la empresa teniendo en cuenta la capacidad de la planta, materiales directos, mano de obra directa e indirecta de fabricación para la planificación, pero no es lo más importante. Después de lo tratado, la argumentación de Burgano es la que se adecua mas a la realidad peruana, ya que si bien es cierto el Just in time es interesante, la poca coordinación en los actores en un mercado peruano es demasiado complejo en un país con tanta informalidad de por medio, Por lo tanto se reafirma que la mejor forma para la planificación de producción y control de inventarios es la de Burgano.



Referencias
Burbano, J.E. (2011). Presupuestos, Un enfoque de direccionamiento estratégico, gestión, y control de recursos (pp. 140-160). Bogotá, Colombia: McGraw-Hill Interamericana.
Companys, R., & Fonollosa, J.B. (1999). Nuevas técnicas de gestión de stocks: MRP y JIT (pp. 111-147). Ciudad de México DF, México: Editorial Alfaomega Grupo Editor
Hammer, M., & Champy, J. (1994). Reingeniería, Olvide lo que usted sabe sobre como funcionar una empresa, ¡Casi todo esta errado!. (pp. 131). Bogotá, Colombia: Editorial Norma.
Mankiw, N.G. (2012). Microeconomía, versión para América Latina. (pp. 85). Ciudad de México DF, México: Editorial Cengage Learning Editores
Pymex. (2013). Objetivos de los Sistemas de Producción y Operaciones. Recuperado de https://pymex.pe/liderazgo/productividad/objetivos-de-los-sistemas-de-produccion-y-operaciones-parte-6
Seminarium. (2013). Reducir costos sin afectar la calidad es el desafío actual de la empresas. Recuperado de http://www.seminarium.com/reducir-costos-sin-afectar-la-calidad-es-el-desafio-actual-de-las-empresas/
Welsch, G. A., & Hilton, R. W., & Gordon, P. N., & Rivera, C. (2005). Presupuestos, planificación y control (pp. 156-169). Naucalpan de Juárez, México: Pearson Educación.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Inversión Extranjera Directa (IED) en América Latina

La responsabilidad social no es un gasto sino una inversión

La primera impresión en una entrevista de trabajo